Seguidores

miércoles, 29 de septiembre de 2010

HOMENAJE A LOS CHENGUES

Hace ya algunos años, bueno bastantes, pasaba mis veranos de niñez en la Sierra de San Pedro, siendo aquí donde comencé a interesarme por la Naturaleza. Llamó mi atención entre otras cosas los pájaros. Comencé preguntando a los mayores que me rodeaban, todas gentes de campo, por el nombre de alguno de ellos y surgió ante mí la primera dificultad.

Resultó que cada vez que preguntaba por alguna especie de pequeño tamaño siempre recibía la misma contestación “eso es un chengue”.

Bien ya tenemos el concepto que da nombre a este blog. ¿Y qué es un Chengue?

Era claro que el concepto tenía una variable fundamental, “el tamaño”, lo difícil era establecer a partir de que tamaño un pajarillo deja de ser “chengue”, para convertirse en un pájaro con nombre propio.

Así aprendí que las rolas (Streptopelia turtur), las cogutas (Galerida cristata), los pardales (Passer domesticus), los picanzos (Lanius senator), los pedro alonsos (Lanius meridionalis), las merlas (Turdus merula), los rabuos (Cyanopica cyanus), los galapachos (Caprimulgus sp) y los papajigos (Oriolus oriolus) entre otras aves no son “chenges”.

En cambio mucho después aprendí que las currucas, los herrerillos, carboneros, trepadores azules, mosquiteros y demás plumíferos pequeños si que son “chenges”.

Ahora eligiendo este nombre para el blog he querido hacer un homenaje a los chengues, y a las personas del campo que me enseñaron tan profundo concepto.

He contado para este inicio con la ayuda del magnífico ilustrador Antonio Grajera, que me ha regalado estos dos estupendos chengues que os muestro y que a partir de ahora adornarán la cabecera. Vaya para él mi más sincero agradecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada